Los 5 mejores irrigadores bucales

En materia de salud bucal son muchos los esfuerzos enfocados para lograr una higiene más completa y eficaz. Existen una gran cantidad de productos para este cometido, es el caso de los irrigadores bucales. De hecho, en los últimos años han pasado a ser un básico en muchos hogares de nuestro país.

Antes esta herramienta era de uso casi exclusivo para el personal de odontología. Actualmente hemos visto que su uso se ha hecho popular entre usuarios particulares. Es por ello que los irrigadores bucales han adoptado un diseño mucho más portátil, al que se suma también muchas otras características importantes.

Los 5 mejores irrigadores bucales de 2021

No products found.

¿Qué son los irrigadores dentales?

Los irrigadores dentales o bucales son herramientas odontológicas, cuyo uso se ha extendido a los hogares. Funciona con un chorro de agua a presión, que ayuda a complementar las labores de la limpieza bucal.

Por sí solo el irrigador bucal no es una herramienta que haga todo el trabajo. A pesar de ello, se ha demostrado que ayudan a eliminar gran parte de la placa bacteriana y de los restos de comida, permitiendo una mejor higiene en las áreas más inaccesibles.

Hoy en día, las marcas más prestigiosas en el ámbito de la salud bucal recomiendan el uso de esta herramienta. Asimismo, los expertos aconsejan su uso en conjunto con el cepillo de dientes y el hilo dental como mínimo.

¿Para qué sirven los irrigadores bucales?

Tal y como ya hemos explicado, el mantenimiento de una salud bucal adecuada es el principal objetivo de los irrigadores bucales. Sin embargo, estos aparatos cuentan con funciones más específicas de las que podemos beneficiarnos a la hora de usarlos. En este sentido destacan:

  • Elimina la placa dental: incluso en esas zonas en las que ningún otro instrumento puede alcanzar.
  • Masajea las encías: ideal para evitar su sangrado y así prevenir infecciones futuras.
  • Ortodoncia: la mejor opción para aquellas personas que usan aparatos en los dientes, en donde el cepillado no es suficiente.
  • Implantes: son de gran ayuda para mantener los implantes dentales en óptimo estado, ayudando a evitar futuras infecciones.
  • Previene la periodontitis: al barrer con la gran mayoría de microorganismos infecciosos. Es así como disminuye considerablemente el riesgo de periodontitis que conlleve a perder nuestra dentadura.
  • Elimina la mayoría de las bacterias: siendo la cavidad bucal una región tan colonizada por bacterias potencialmente infecciosas, la acción de los irrigadores es de gran utilidad al barrer con ellas.
  • Combate el mal aliento: el origen del mal aliento proviene de una mala higiene bucal. Es allí en donde los irrigadores funcionan como un gran complemento a la hora de combatir este mal.

¿Cuáles son los beneficios de tener un irrigador bucal en casa?

Siempre se han destacado como implementos odontológicos de gran utilidad. Son numerosos los beneficios que puedes tener en tu hogar y en tu vida diaria con el simple uso de un irrigador bucal. Entre estos beneficios destacan:

Prevención y promoción sanitaria 

El uso de estos instrumentos ayuda a evitar todo tipo de situaciones incómodas que pueden afectar notablemente nuestra salud. Incluso si ya posees alguna enfermedad bucal que te afecte, su uso continuado es fundamental en la recuperación de cuadros infecciosos.

La comodidad ante todo

Por complejos que parezcan estos equipos, su manejo está pensado para quien sea que los necesite. Hoy en día es mucho más sencillo aprender a utilizar uno de estos irrigadores que un cepillo de dientes o el hilo dental adecuadamente.

El tiempo a tu favor 

Si bien se sabe que son de uso complementario, lo cierto es que se ahorra tiempo en la limpieza bucal. Con un cepillado superficial y el uso de estos irrigadores bucales, en menos de 5 minutos podrás obtener resultados inimaginables.

Precios amigables

Los precios de estas herramientas no son del todo elevados. Y si evaluamos la relación coste-beneficio, puede parecernos una inversión bastante beneficiosa a nuestro favor. La cantidad de funciones y beneficios que nos pueden ofrecer justifican cualquier gasto.

Tamaño portátil

El hecho de poder contar con este tipo de aparatos en un tamaño compacto resulta muy útil. Será fácil acomodarlo adecuadamente en el baño. Además de ello, no será necesario hacer instalaciones complejas para su uso.

Fácil mantenimiento 

En materia de limpieza, son herramientas muy sencillas de limpiar. Cuando de obtener recambios o repuestos se trata, no tendrás dificultad alguna a la hora de obtener soporte técnico. Ofrecen facilidad para solventar los posibles inconvenientes que se presenten.

Fácil de maniobrar 

Tan solo con seguir las instrucciones que ofrece el fabricante en cuestión, será suficiente como para aprender a utilizar los irrigadores dentales desde el primer día. Da igual si tienes o no algún conocimiento previo sobre ellos.

Tipos de irrigadores bucales

Existen diferentes tipos de irrigadores bucales. Muchos de ellos comparten características similares entre sí, diferenciados tan solo por unos pocos detalles. Otros, por su parte, poseen características que los hacen únicos, dependiendo siempre del fabricante. Estos son los principales tipos de irrigadores bucales que se encuentran en el mercado:

  • Irrigador bucal de mesa: poseen un depósito de agua más grande con respecto al resto, ideal para su uso familiar. Además, ofrecen mejores opciones en cuanto a modos de limpieza se refiere y a los ajustes de la presión del agua. Es por esto último que se consideran más versátiles a la hora de otorgar comodidad. Aunado a esto, suelen venir con más accesorios y compartimientos. Estos irrigadores dependen de una conexión eléctrica.
  • Irrigador bucal portátil: su uso está enfocado más a nivel personal debido a su pequeño depósito de agua. Si bien no cuentan con demasiados accesorios, funcionan casi tan bien como uno de mesa. Su potencia no es tan elevada, debido a que suelen funcionar con baterías. Son ideales para llevarlos de viaje.

¿En qué debes fijarte a la hora de elegir un irrigador bucal?

Existen distintas características claves en las cuales deberás hacer énfasis a la hora de elegir el irrigador bucal que más se adapte a ti. Si bien el mercado se encuentra repleto de variadas opciones, su adquisición se centra en las necesidades del usuario. Entre esas características encontramos:

  • Los modos de limpieza: chorro de agua simple, chorro de aire y agua y modos de limpieza especiales. En cuanto a estos últimos, existen irrigadores que ajustan la intensidad del chorro de agua y la duración según patrones de limpieza específicos.
  • Potencia y ajustes: es importante fijarse aquí en que la potencia del irrigador sea lo suficientemente fuerte, y que además se pueda ajustar en un “modo suave”.
  • Irrigador de mesa o portátil: esta elección depende de tus necesidades más que nada. Si el irrigador es para uso exclusivamente personal, con obtener uno portátil te será más que suficiente. Si, por el contrario, es para un uso familiar, tu mejor opción es un irrigador de mesa.
  • Las boquillas: existen distintos tipos de boquillas que se adaptan a los irrigadores, que a su vez cumplen funciones específicas en la limpieza bucal. Evidentemente, será más beneficioso cuantas más boquillas tengas a tu disposición.
  • Facilidad de limpieza y mantenimiento.
  • El ruido producido por el irrigador.
  • La calidad de los materiales.

La decisión de elegir un irrigador bucal, si bien puede ser tediosa, se ha convertido en una tarea importante en pro de mantener una adecuada salud bucal. Es por ello que antes de realizar cualquier elección al azar, hay que tener muy en cuenta las características que convierten a un irrigador bucal en una buena inversión. Es así como será necesario analizar tus necesidades para dar con el irrigador bucal que más se adapte a ti.